“Feministas en resistencia” se consolida en Honduras


A 65 días del golpe de Estado contra el gobierno constitucional de Honduras, miles de personas se mantienen en una resistencia en que el movimiento feminista y las mujeres son, a un tiempo, las principales protagonistas y los principales blancos de la represión del gobierno de facto de Roberto Micheletti.

Este viernes, el presidente depuesto José Manuel Zelaya cumplió dos meses en el exilio, mientras la ciudadanía hondureña en resistencia espera que las presiones de la comunidad internacional dobleguen al régimen de Micheletti, además del anunciado retorno de Zelaya para el 1 de septiembre.

Desde el pasado 28 de junio, todos los días en el país mesoamericano miles de mujeres y hombres salen a las calles para exigir sus derechos agrupados en lo que han denominado el Frente de Resistencia contra el golpe de Estado, que incluye a más de 36 organizaciones campesinas, sindicalistas y empresariales de Honduras.

Entre las multitudes destaca el contingente de las "Feministas en Resistencia", donde se agrupan las organizaciones que defienden los derechos humanos de las mujeres en el país como: El Centro de Derechos de las Mujeres (CDM), el Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras (Codeh) y la Colectiva de Mujeres Hondureñas (Codemuh), por mencionar algunas.

Estas mujeres no van solas, van acompañadas de otras y de hombres que se identifican con sus demandas, y que decidieron salir a las calles para exigir sus derechos como ciudadanas y ciudadanos, pese las diferentes formas de violencia, incluso la sexual, con que han sido reprimidas para ser calladas e intimidadas.

A raíz de la participación masiva de las mujeres en movilizaciones y discursos de franco rechazo al gobierno de facto, "las hondureñas han tenido que esconderse, vivir la separación de sus hijas, hijos y otros familiares para protegerlos y evitar allanamientos en sus casas, además de recibir todo tipo de intimidaciones que las hacen pensar que pueden ser agredidas en cualquier momento", señaló Gilda Rivera directora de CDM.

Del 17 al 21 de agosto viajaron a Tegucigalpa mujeres de América Latina, Canadá y Estados Unidos, convocadas por Feministas en Resistencia de Honduras, Las Petateras, Radio Internacional Feminista, Just Associates (JASS), Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel (NWI) y Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, todas ellas agrupadas en el Observatorio de la Transgresión Feminista. El objetivo: sostener reuniones con organizaciones de mujeres, populares, diplomáticos y algunas autoridades del gobierno de facto.

Cimacnoticias viajó con el Observatorio y pudo escuchar de propia voz testimonios de violaciones graves a los derechos humanos de las mujeres.

Líderes del Frente de Resistencia, por ejemplo, denunciaron la serie de violaciones de las que son víctimas, en particular, las mujeres. "Durante las manifestaciones –revelaron--, las golpean igual o peor que a los hombres, las tiran al piso y les dan nalgadas con palos, las agreden verbalmente. No miran si son niñas, niños, mujeres u hombres; ellos –los agresores-- sólo tiran golpes".

Desde el golpe de Estado, señalaron las Feministas en Resistencia, sobrevino "una emergencia nacional en derechos humanos". Honduras fue expulsada de la Organización de Estados Americanos (OEA) y a partir de entonces arreció la persecución y hostigamiento contra el movimiento feminista, defensoras y defensores de derechos humanos y periodistas, entre otros grupos.

Por su parte, la diputada de Unificación Democrática Silvia Ayala denunció el acoso del que ella y otros cuatro de sus compañeros de partido han sido víctimas; al mostrar su rechazo al golpe y exigir se restituya la constitucionalidad han sido golpeados y perseguidos, afirmó.

Asedio que se ha recrudecido, pues, comenta: "a los pocos días del golpe no me permitieron el acceso al Congreso, a pesar de que, con mi identificación, les señale que era diputada; hace un par de semanas tuve que salir huyendo en una caminata de dos horas por la montaña, porque pretendían llevarme detenida", subrayó.

LA LUCHA POR EL INAM

Durante estos más de dos meses de resistencia, la represión más fuerte que las feministas hondureñas han recibido provino del Instituto Nacional de la Mujer (Inam), como ocurrió el 15 de julio, cuando se manifestaban frente a las instalaciones del mismo para continuar un plantón que habían realizado los días 13 y 14 del mismo mes.

"Fuimos agredidas de manera brutal por fuerzas antimotines convocadas por la Ministra de facto, nos golpearon y apuntaron con los rifles en la cara, nos insultaron hasta que quisieron", relata una joven integrante de feministas de 23 años

Salvador Zúñiga, dirigente de la Coordinadora de los Pueblos Indígenas de Honduras (Copinh), señaló que en estos momentos en Honduras las integrantes de Feministas en Resistencia son quienes más peligro corren por haber denunciado la militarización del Inam y desconocido a María Martha Díaz Velásquez como ministra de esta institución.

Díaz Velásquez fue nombrada como Ministra del Inam en sustitución de la Ministra por Ley Doris Yolany García Paredes, en estos momentos perseguida política.

Zúñiga afirmó que la ministra nombrada por el gobierno golpista de Micheletti no se rendirá ante los señalamientos del movimiento feministas ya que, como ella misma ha dicho, está bien respaldada.

"Martha es compañera sentimental de Bili Joya; él tiene un compromiso personal para detener cualquier acto en su contra, por lo que en las próximas semanas es probable que haya capturas y asesinatos de mujeres que llegarán a cementerios clandestinos".

Billy Fernando Joya Améndola, conocido como el "licenciado Arrazola", fue nombrado el 1 de julio por el gobierno de facto como ministro asesor. Es conocido por haber coordinado y dirigido en Honduras durante la década de los 80 torturas y asesinatos. Integró el Batallón de Inteligencia (3-16) y fundó y dirigió el Escuadrón élite de represión "Lince", de los Cobras.

Las feministas hondureñas relataron la manera cómo el Inam, lejos de mantener una postura de defensa de los derechos humanos de las mujeres, las está violentando. Kenia Irías, directora técnica del instituto señala que constituye una vergüenza para las y los hondureños, ya que el éste es el resultado de una lucha de muchos años.

"En Honduras, las mujeres somos parte de la creación de la Ley que fundó el Inam y ahora, bajo la dirección de esta señora, no sólo se agrede a las feministas en resistencia sino a cualquier trabajadora o trabajador que manifieste que está en contra del golpe".

Lo que sucede en el Instituto de la Mujer, señaló Kenia, es consecuencia del golpe militar y político, apoyado por la propiedad privada, por las corporaciones de radio y televisión nacional; por la iglesia católica y evangélica y el Opus Dei que cada día está más fortalecido.

Donde promovemos los derechos humanos es donde hoy hay una práctica arbitraria contra éstos, el problema es estar bajo un gobierno de facto al que poco le importan estos derechos, agregó.

Por su parte, María Suárez Toro, miembro de la Red Petateras Costa Rica e integrante del Observatorio sostuvo que en Honduras se está dando una fuerte participación masiva de las mujeres; pese a la represión que busca amedrentarlas y evitar que participen, existe un franco protagonismo de su parte, explicó.

"Lo que vemos en la calle es una participación masiva de mujeres con organizaciones propias que está interactuando con las demás organizaciones que, como ellas, están contra el régimen de facto; las mujeres están actuando con autonomía propia", añadió.




Por Gladis Torres Ruiz
Fuente: Cimac

No hay comentarios: